preguntas-trampa-en-Entrevista-de-trabajo

Las preguntas trampa en la entrevista de trabajo

21/11/2018  |   Currículum  |   Blog Candidatos

Debido a la alta competitividad propia del actual mercado laboral el encontrar empleo puede ser uno de los grandes retos que tienen que afrontar tanto los desempleados como quienes quieren un cambio profesional. Las exigencias de las empresas son cada vez mayores y por tanto más complicado el encontrar al candidato adecuado para cada oferta de empleo. Entra en juego el ingenio del técnico de selección, del departamento de recursos humanos, que debe encontrar métodos para identificar esas características con las que descartar o seleccionar al candidato. Una de las prácticas más habituales durante la entrevista de trabajo es incluir “preguntas trampa” con las que el reclutador pretende explorar de forma indirecta al candidato más allá de lo que cuenta en su currículum.

Pero hecha la ley, hecha la trampa. Los candidatos que aprenden a identificar este tipo de preguntas trampa tienen también “las respuestas” para salir airoso de esta prueba. El candidato puede aprovechar estas preguntas y darles la vuelta para mostrar su mejor versión y superar así el filtro.

Te desvelamos algunas de las “preguntas trampa” con las que puedes encontrarte en tus futuras entrevistas de empleo para que puedas prepararte una buena respuesta y también evitar en la medida de lo posible que te pongas nervioso al no tener que improvisar.

Pero te adelantamos que existe un amplio abanico de preguntas cuyas respuestas hablan mucho más sobre ti de lo que puedas imaginar. Además, éste no es el único método utilizado en las entrevistas para conocer mejor al candidato ¡permanece atento!

Las 5 preguntas trampa más comunes

¿Qué motivó la salida de la empresa donde trabajabas?

Tanto si te has ido tú como si te han despedido, no puedes dar un paso en falso en la respuesta. El técnico de selección quiere conocer tus motivaciones al cambiar de empleo y tu grado de compromiso al tiempo que te pone ante la tesitura de poder mentir o hablar mal de la anterior empresa.

Pero ésta, el hablar mal, no es buena opción. Si tuviste problemas es mejor expresarlo de forma neutral y sin demasiadas explicaciones. Decir la verdad, aunque la causa sea un despido, es la mejor respuesta.

Por qué has estado tanto tiempo sin trabajar?

Si en el currículum es evidente un parón en tu vida laboral, el reclutador querrá saber el por qué. Querrá saber si has tenido mala suerte o el que no encuentres trabajo desvela alguna carencia como por ejemplo una falta de proactividad o de interés.

Si durante ese tiempo has hecho otras cosas (formación, viajes, proyectos personales, trabajos en otro sector…) es bueno que lo comuniques y que actualices tu currículum cubriendo ese periodo. Amplia qué tipo de persona eres y conviértelo en una ventaja de valor.

¿Cuáles son tus defectos o puntos débiles?

Ésta es una de las preguntas más comunes y con la que generar algo de nerviosismo en el candidato. Es importante tenerla preparada y evitar la improvisación para que puedas demostrar tu templanza y la capacidad de identificar aquellas competencias en las que mejorar aportando soluciones. Lo idea es decir la verdad evitando aquellas respuestas que realmente puedan perjudicarte (soy impuntual, mal carácter…).

Aprovecha tu debilidad para convertirla en fortaleza aportando soluciones o comunicando cómo para ti este empleo es una oportunidad para desarrollarte.

¿Cómo te ves dentro de 5 años?

Es una pregunta clave a la que tienes que contestar con cautela y en función del tipo de empresa en la que te entrevistan. En general ninguna empresa quiere oír que en 5 años te ves fuera y querrá conocer tus aspiraciones, pero vigila el que se pueda interpretar que tu ambición pueda crear conflictos internos o que sea incoherente. Ni mucho ni poco. Una contestación intermedia sería decir que estás dispuesto a asumir los retos que se te planteen.

¿Tienes alguna pregunta?

Nunca digas NO. Demuestra tu interés preguntando lo que no te haya quedado claro o interesándote por el departamento, la empresa o tus funciones. Pregunta cuándo vas a poder tener una respuesta o si hay alguna otra fase posterior antes de que el puesto vacante quede cubierto.

Ten en cuenta que las entrevistas suelen preceder a una prueba práctica y por tanto son el filtro previo a la fase final. Pero muchas veces la propia entrevista pueda esconder esa “prueba”.  Te recomendamos que seas sincer@, que permanezcas atent@ y que aproveches cualquier oportunidad para convertir una debilidad en fortaleza. A la empresa le va a interesa saber que eres una persona con interés por el empleo y que tus habilidades y personalidad encajan. Recuerda que ya tienen tu currículum y ahora quieren conocer a la persona.

¿Quieres saber cómo trabajamos en AG4Pro? Te lo contamos en esta infografía:

infografia proceso seleccion AG4Pro


* Si quieres trabajar en despachos de abogados, notarias o gestorías, y crecer con AG4pro, no dudes en enviarnos tu currículum vitae. También puedes seguirnos en LinkedIn y estar al corriente de las nuevas oportunidades de empleo.