employer branding

Employer Branding o cómo seducir al talento

13/06/2019  |   Selección de personal  |   Blog Empresas   |  Raquel AG4pro

Estamos de acuerdo en que atraer y retener el talento se ha convertido en un verdadero reto para muchas empresas. Los incentivos clásicos ya no funcionan y el tiempo de ocio, la flexibilidad o el tipo de proyecto son cada vez más valorados por los profesionales. El objetivo de las compañías, especialmente el de los equipos de RRHH y Comunicación, por tanto, es encontrar la forma de seducir al talento.

Las estrategias e iniciativas orientadas a que la empresa resulte atractiva para los empleados, actuales y potenciales, es lo que conocemos como Employer Branding. Marca que se forja día a día, de forma interna y también mediante las opiniones o su presencia en los medios y redes sociales, cuidando adecuadamente la percepción de la misma.

Gracias a un buen employer branding se consigue que los empleados se conviertan en “embajadores de la marca”, que los futuros empleados sean los que acudan a la empresa solicitando un puesto de trabajo reduciendo los esfuerzos de búsqueda para la selección, o disminuir la rotación, entre otras ventajas.

Cómo trabajar el Employer Branding

Para atraer talento lo principal es asegurarnos de que los trabajadores a quienes nos dirigimos encajan con la cultura de la empresa y que los cimientos de la estrategia son sólidos ¿Cómo?

Siendo coherentes

Lo que se dice sobre la empresa y lo que se hace tiene que ser lo mismo. Es importante comunicar con transparencia los verdaderos valores de la compañía, así como su forma de trabajar y de gestionar personas. De esta manera los futuros empleados tienen una idea de lo que se van a encontrar ¡Y ojo con crear falsas expectativas! Lo último que queremos es una alta rotación de personal insatisfecho o defraudado.

Implicando a toda la empresa

La construcción de una buena marca empleadora debe y abarcar a toda la compañía empezando, por supuesto, por adecuadas políticas de fidelización de los empleados y un excelente trato a los candidatos. Evita cualquier tipo de mala práctica en la selección de personal que podría resultar perjucicial para el negocio.

El employer branding es cosa de todos y cualquier persona puede actuar como embajadora de la marca. La satisfacción o insatisfacción de un empleado, tengamos por seguro, llegará a oídos de posibles candidatos.

No se deben perder oportunidades de comunicar y canalizar los mensajes, valores, eventos, beneficios… de lo que se encargará, de forma específica, el departamento de marketing o comunicación.

People First

Las personas son el centro, ya lo decíamos, y por tanto la estrategia debe de estar orientada a satisfacer las necesidades del trabajador. El principal esfuerzo será el de conocer los intereses, preferencias, necesidades… del trabajador para ofrecerle una propuesta de valor competitiva. Con un ejercicio de escucha activa será más acetado el diseño de una buena política de recursos humanos. En otras palabras, es más fácil generar un buen employer branding cuando los trabajadores están 100% satisfechos.

Embajadores de tu marca

Los empleados saben mejor que nadie qué implica trabajar en la empresa y son ellos mismos quienes tiene el poder de compartir sus ventajas y beneficios. Hazles participar pero también ten en cuenta la gestión de malas experiencias y posibles desencuentros que en las redes sociales tienen un altavoz.

Utiliza los medios para comunicar los valores de la empresa, para mostrar cómo es el día a día de tu compañía haciendo que también tu audiencia participe. Presentar a los nuevos empleados, por ejemplo, es un recurso muy sencillo que puede llegar a mucha gente.

Diversidad e innovación

La diversidad no es más que la apertura a nuevas ideas, nuevas culturas y nuevas disciplinas. Y es síntoma de la buena salut de una empresa.  A nivel de RRHH, sin embargo, va a requerir una buena política de “acogida” para que los empleados se sientan cómodos e integrados. Es importante en este sentido gestionar una cultura colaborativa que reportará a su vez una mayor productividad.

Estamos en momentos de cambio también en el mercado laboral y las empresas que no se adaptan están abocadas al fracaso. Una compañía sin buenos equipos de trabajo no es productiva ni competitiva, y por ello la importancia de una buena gestión de la marca no solo orientada al consumidor o cliente, sino también a los empleados y potenciales.

¿Qué estrategias de employer branding utilizas en tu empresa? ¿Cuán satisfechos están los empleados en tu organización? ¿Cómo crees que puedes mejorar? Haz un análisis y empieza a diseñar tu marca empleadora.