cambiar de empleo

Cambiar de empleo con éxito

20/08/2018  |   Currículum  |   Blog Candidatos   |  Raquel AG4pro

A casi todos nos ha pasado: necesitamos un cambio de empleo. Tras un tiempo trabajando en una empresa muchos profesionales deseamos seguir desarrollando nuestro plan de carrera en otras compañías y esta decisión puede estar motivada por múltiples razones. Hay personas que después de un tiempo no ven la posibilidad de seguir creciendo o sienten que lo han dado todo, momento en el que empieza a planear la idea de un cambio. En otros casos la marcha puede estar motivada por una insatisfacción con el puesto, la empresa o el entorno de trabajo. Si un trabajador empieza a sentirse inquieto, poco valorado, descontento… es muy probable que acabe “saltando”. O el cambiar de empleo puede estar justificado por las condiciones contractuales (salario, horarios, proximidad…)

En cualquier caso, más en el escenario laboral actual, todos hemos sentido el impulso o la necesidad de saltar a pesar de que no sea una decisión fácil e implique sopesar muchos factores.

  • Nota: es recomendable encontrar empleo antes de dejar el actual, a menos que tengas planeado un tiempo sabático en el que dedicarte a otras cosas.

El objetivo cuando queremos cambiar de empleo debería ser encontrar un nuevo trabajo y salir de la empresa actual de manera amistosa dejando la puerta abierta. El mundo empresarial, especialmente en el sector jurídico y notarial, es un pañuelo y no es raro que a lo largo de una vida laboral coincidamos de nuevo con alguna de las personas con las que hemos trabajado en el pasado. Si nuestra salida no es del todo correcta podríamos estar cerrando puertas en el futuro.

Cómo cambiar de empleo de manera “limpia”

Antes incluso de buscar empleo es recomendable evaluar la situación de la empresa y escoger el momento. No es decoroso irnos cuando más trabajo hay o más se nos necesita. A menos que estemos muy descontentos o tengamos una muy buena oportunidad sobre la mesa, conviene esperar el momento propicio para cambiar de empleo.

Después, y partiendo de que cuanto mejores sean las condiciones actuales más difícil será encontrar un nuevo trabajo, hay que hacer un plan para que este proceso sea exitoso:

  1. Actualización del currículum, que sigue siendo una herramienta básica.
  2. Evaluación el tipo de trabajo y las condiciones por las que estaríamos dispuestos a cambiar.
  3. Selección de bolsas de empleo y/o ofertas a las que aplicar. Contactar con las empresas donde nos interesaría trabajar para mostrarles nuestra disponibilidad. O “tirar” de contactos de tenerlos.
  4. Organización de nuestro tiempo para poder llevar a cabo los procesos de selección mientras seguimos trabajando.

Una vez encontrado el trabajo pero antes de aceptar el nuevo empleo, hay que tener en cuenta el tiempo de preaviso pactado con la empresa que suele ser de 15 días o un poco más para puesto de responsabilidad.

Y después hay que comunicarlo a nuestro responsable formalmente, antes que a cualquier compañero. Deberíamos reunirnos para expresarle nuestra intención de irnos, la fecha de salida y agradecer la oportunidad que ha supuesto trabajar en la empresa.

Tras hablar con nuestro jefe es el momento de formalizarlo con el departamento de RRHH redactando una carta de renuncia voluntaria.

  • Carta de renuncia voluntaria: Trámite burocrático para dejar un trabajo, dimitir, o renunciar a un puesto laboral. No está justificado que podamos abandonar nuestro puesto de trabajo en cualquier momento y de cualquier manera, por lo que es necesario redactar este documento para comunicar la renuncia al puesto sin entrar en detalles pero indicando la fecha última en la empresa (ver modelos de cartas de renuncia aquí)

Y el tiempo que nos queda debemos dedicarlo en parte a hacer un correcto traspaso a la persona que vaya a encargarse de nuestro trabajo proporcionándole toda la información necesaria para que puedan continuar con normalidad después de nuestra marcha.

Finalmente firmaremos el recibo de finiquito declarando extinguido el contrato laboral con la empresa y en el que constarán conceptos como la parte proporcional de vacaciones no disfrutadas, la parte proporcional de pagas extras o la indemnización en caso de despido.

  • ¿Qué es el finiquito? El finiquito es un documento en el que, tras la extinción de una relación laboral, sirve para acreditar que se ha puesto a disposición del trabajador las cantidades que se le adeudan. Si bien la ley no establece forma alguna para el mutuo acuerdo, es frecuente la firma por el trabajador de un documento denominado recibo de finiquito por cuya suscripción el trabajador declara extinguido el contrato y acepta encontrarse satisfecho por el empresario en todos los derechos que pudieran corresponderle, tras la liquidación de haberes adeudados correspondiente (Todo sobre el finiquito aquí)

* Si quieres trabajar en despachos de abogados, notarias o gestorías, y crecer con AG4pro, no dudes en enviarnos tu currículum vitae. También puedes seguirnos en LinkedIn y estar al corriente de las nuevas oportunidades de empleo.